9/5/08

AJEDREZ EN EL CINE (El Séptimo Sello 1957 Igmar Bergman)



Los aficionados al ajedrez que, como un servidor, compartimos la afición de nuestro milenario juego con el cine tenemos la enorme suerte de que numerosos directores del séptimo arte (cuales son los 6 anteriores?) han sido notables aficionados al ajedrez y han querido reflejar en sus fotogramas esa pasión. Hay muchos ejemplos de ello y muy conocidos por todos, ajedrecistas o no, citemos por ejemplo La tabla de Flandes, Jaque al asesino, En busca de Bobby Fisher o La defensa Luzhin por decir algunas de las más conocidas por el público y en las cuales en mayor el ajedrez es tema principal de toda la trama. También hay numerosos ejemplos de películas en las cuales el ajedrez aparece simplemente como una pequeña parte de la película, como un guiño que hace el director a su afición, o simplemente buscando algún tipo de metáfora, para la cuál el ajedrez le puede resultar un campo idóneo. De este tipo también hay innumerables películas en las que el ajedrez tiene una mayor o menor aparición, podemos verlo en películas de Stanely Kubrick, en la que la supercomputadora HAL disputa una partida de ajedrez con uno de los astronautas o Woody Allen por ejemplo, con una escena en Match Point donde la encantadora Scarlett Johansson se anima a jugar una partida de ajedrez.



Desde un punto de vista personal, como gran aficionado que soy a estos dos artes, ajedrez y cine, siempre sentí más inclinación por aquellas películas en las que el ajedrez era un mero objeto metafórico o “adorno” argumental, antes que tema principal de la película, en cuyo caso florecen multitud de viejos tópicos sobre ajedrez y ajedrecistas que suelen tratar de manera muy frívola la vida de los profesionales y que suelen dar a la sociedad una imagen del ajedrecista muy lejana a la verdad, pintando siempre a los genios ajedrecistas como locos chiflados, acomplejados y llenos de fobias y miedos. Cualquiera de nosotros conocerá algunos casos de ajedrecistas chiflados, pero ese es otro asunto, además sin duda son minoría, y podemos ver a superprofesionales de nuestro deporte que no difieren mucho de otros deportistas que tienen para el gran público una imagen mas idealizada. Como decía esa apreciación es realmente muy particular y no dudo que haya películas basadas en el ajedrez con mayor o menor calidad, y cada uno de nosotros tendrás sus gustos. Hablar de ajedrez y cine daría para muchas entradas, y sin duda esta no será la última que haga sobre el tema, tendré que ver el éxito de esta primera.




Con esta entrada me gustaría compartir con vosotros la que para mi es una de las mejores películas de la historia, y que a su vez contiene de forma más bella el ajedrez en su hilo argumental. La gran escena del ajedrez en el cine para este que os escribe no es otra que la genial escena de El Séptimo sello (1957) de Ingmar Bergman en la cuál el caballero Anonius Block (Max Von Sydow) reta a jugar una partida de ajedrez a la mismísima muerte (Bengt Ekerot)





El ajedrez en esta escena y a lo lardo de gran parte de la película, se convierte en una excelente metáfora acerca de la vida y la muerte, de la guerra, de la lucha por la supervivencia, de las dudas existenciales…Toda la película en si está plagada de metáforas y de guiños existenciales, de religión, de angustia ante la muerte y sin duda la genialidad de Bergman le hizo comprender que disponía en el ajedrez de una insuperable herramienta para plasma de forma simbólica su mensaje. No quiero aburrir más al personal sobre mis ideas filosóficas y tampoco por supuesto desmantelarle la trama del film. Mis dotes como crítico cinematográfico queda claro que no es mi fuerte, pero el lector lo agradecerá al no encontrar aquí ni una ínfima parte de lo que realmente la película puede ofrecer, y si además consigo que os animéis a verla habré conseguido el objetivo de este artículo.











5 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso el uso del cine sobre el ajedrez.Todo un descubrimiento que hace mas interesante el arte del ajedrez más cinematografico.
Carra a ver si te curas ya de tu p... (mal pensado) pie!!!
Un beso guapo

jucasupo dijo...

me hubiese gustado ver la partida Carrabeo jolin,saludos,a ver si la pones.

MCG dijo...

Hola Juan Carlos, resulta que en la peli no se ve la partida al completo,si acaso solo algunos movimientos sueltos, de todos modos te invito a ver la pelicula, te gustará, saludos

zoopat dijo...

Excelente nota sobre la conjugación del cine y el ajedrez, dos registros en los que coincidimos.

No encuentro tu correo en el blog. Tengo algún texto que podría interesarte.

Saludo desde Buenos Aires

Luciano Sívori dijo...

¡Hola! Muy buena nota. Mi fascinación por este juego es muy grande. Además, el ajedrez ha participado más en la ficción que todo el resto de juegos de mesa juntos.

Ha sufrido mínimos cambios a lo largo del tiempo, y cada vez fascina a más personas (incluyéndome). Considerando que el primer movimiento de las blancas produce veinte posibles movimientos y que después del movimiento de las negras, el segundo de la partida, se producen cuatrocientas posibilidades más, puedo entender el por qué.

Armé una nota completa sobre el ajedrez en la ficción, en mi blog de cine y literatura. Me gustaría que puedas darte una vuelta para comentarlo:

Link: http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/02/el-ajedrez-en-la-ficcion-cine-y.html


Saludos!

Luciano // Seguime en https://www.facebook.com/sivoriluciano